Cigarrillo electrónico versus hipnosis

Cada día hay más establecimientos de venta de cigarrillos electrónicos. ¿Para qué sirven esos cigarrillos?
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

El cigarrillo electrónico vs. Hipnosis


De un tiempo a esta parte se están poniendo de moda por todo el país, tiendas especializadas en la comercialización de cigarrillos electrónicos o de vapor, los cuales son una especie de pipa que expele por la boquilla unos vapores que contienen sustancias químicas.

La Oms dice que no son seguros

Se dan como hongos

La proliferación del consumo de este tipo de producto, por supuesto, lo que hace como siempre es crear controversias frente a los intereses  económicos que cada uno defienda. Estas controversias están referidas a la idoneidad, la salubridad, la conveniencia y los efectos a largo plazo de estos productos.

Como persona especializada en ayudar a dejar de fumar y como posible competencia de este producto me voy a permitir el lujo de opinar con respecto a ellos. Eso sí, no los he probado ni los voy a probar porque aunque soy exfumador, no soy “gili…..”.

 

Analizando el tema


Por lo tanto voy a escribir desde el conocimiento de ex –adicto, de profesional que ayuda a otros a salir de la adicción y sobre todo desde la coherencia. Veamos:
  1. CONSIDERANDO ESTE CIGARRILLO COMO UN SUSTITUTIVO DE LOS CIGARRILLOS CONVENCIONALES: Todos sabemos que el cigarrillo convencional contiene más de 4000 sustancias tóxicas y venenosas y que según la OMS (WHO) es la principal causa de muerte en el mundo, por lo que podemos afirmar que no hay nada para consumo humano que sea tan “malo” como el tabaco, lo que quiere decir que sustituir el consumo de los cigarrillos por otra cosa, desde todo punto de vista tiene todos los números para ser mejor que fumar de la forma convencional. Esto no quiere decir que usar esos Cigarrillos electónicos sea bueno, ni mucho menos, pero probablemente va a ser menos peligroso en primera instancia que los convencionales. Aun así, debemos tener en cuenta que no hay estudios acerca del uso de esos vapores, por lo que no es aconsejable ni lo uno ni lo otro. También tenemos que tener en cuenta que este producto contiene Nicotina y otras sustancias químicas, de las cuales es difícil saber en qué concentración exacta salvo por las indicaciones del fabricante si las hubiera.  Aún así, en el caso de que no fueran muy peligrosos, hemos de tener en cuenta que una adicción es una adicción. Si pasas de lo uno a lo otro sigues siendo esclavo con diferente cadena.
  2. CONSIDERANDO ESTE CIGARRILLO COMO UN SISTEMA PARA DEJAR DE FUMAR: Espera que me rio un poco….ja.ja.ja. ja.ja.ja.ja.ja .ja.ja.ja.ja …… espera que me vuelvo a reír ja.ja.ja .ja.ja.ja.ja.ja  .ja.ja.ja.ja.ja.ja….. Ay que me duele el pecho de tanto reír… Pero, vamos a ver. Hace años que existen sistemas basados en la nicotina, como los parches y chicles, y que ha quedado más que demostrado su absoluta inutilidad, y que aunque alguien lo ha conseguido con esa ayuda, lo más probable es que vuelva en poco tiempo, porque solo trabajan en el aspecto químico. Es mejor dejarlo por tus medios y sin este tipo de ayudas que con ellas, más por su peligrosidad que por otra cosa. Recordemos, la nicotina puede matar. Si algo que se mastica o se pega en la piel es contraproducente, ¿Qué puede ser algo que utiliza el mismo recurso y que además imita la conducta que queremos evitar? ¿Es que no queda una sola neurona en el cerebro de la gente? Fumar es fumar, sea con boquilla, con pipa, con cigarrillo electrónico o con lo que sea. Dejar de fumar fumando es poner en un pedestal todavía más alto aquello que ya de por si el fumador considera como algo maravilloso y que ahora queda incluso venerado mediante la tecnología que lo hace menos dañino. Para dejar de fumar hay que dejar de fumar y todos los trucos y engaños no sirven más que para que cuando lo consigas, añores como nunca aquello tan bueno que has dejado.
 

Conclusiones


Que el cigarrillo electrónico es otra droga, otro engaño, otro producto nocivo que ponen ahí para que piquemos y para que estemos toda la vida consumiendo. Probablemente sea menos malo que el cigarrillo convencional, pero eso lo que quita que la actividad de fumar, la de ponerse productos químicos en los pulmones, no siga siendo una solemne estupidez. ¿Para qué necesitas ponerte ese tipo de sustancias en tus pulmones?

El pobre fumador, víctima ya de por si de la droga del cigarrillo, busca en el electrónico una salida más coherente a su absurda necesidad de fumar, y de momento la encuentra en el engaño de otra adicción, tal vez más suave. Pero si lo que busca es dejar esa prisión y se mete en otra…¿Cuál es beneficio? ¿Te imaginas que te secuestren y luego te digan que quedas libre para entrar en la celda contigua a la que estás secuestrado?

 

La adicción


Una adicción es una esclavitud, sea adicción al sexo, al juego, a la coca o al parchís. Cuando una persona no puede dejar de hacer una cosa no es libre, es esclavo, y pretender dejar la prisión físico-emocional de la adicción al cigarrillo realizando la actividad de fumar me parece, que es otra de las muchas perversiones del sistema.

Es probable que algunas personas ahora mismo estén muy contentos por haber dejado de fumar mediante los cigarrillos electrónicos y mi deseo es que sea un éxito para siempre. No obstante, como de dice la experiencia de las muchas personas que han venido a dejar de fumar conmigo, es pan para hoy y hambre para mañana. Se tiene que dejar de fumar del todo y realizando el trabajo mental que nuestro inconsciente necesita y que la hipnosis te da.

 

El trabajo mental inconscidente


El mayor obstáculo que tiene un fumador a la hora de dejar de fumar es su miedo (a varias cosas) y se puede comprobar proponiendo a cualquier fumador que lo deje en este momento. Su nerviosismo puede degenerar en mal humor repentino o algo más.  Ese miedo está alojado en la mente inconsciente. A ella se puede acceder con más facilidad mediante la hipnosis, lo que ayuda de una forma bárbara a superar los condicionamientos emocionales, que son el gran impedimento para dejarlo.

Si quieres salir de la cárcel, no te metas en otra. Si quedas adicto/a a los cigarrillos electrónicos, te prometo que no me voy a reir. Por el contrario, te ayudaré a salir de eso. 

Miguel Alarcón
Hipnoterapeuta
Especialista en ayudarte a salir de las adicciones con hipnosis
Especialista en ayudarte a encontrar tu alegría.
Centro Magna
Tél. 93 178 21 22
info@centromagna.com
https://www.centromagna.com
Entradas en el Blog
 
Síguenos en las redes
 
 



Mira NUESTRA PÁGINA DE GOOGLE+ Google+
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...