Controlar el dolor con hipnosis

Desde el punto de vista de la hipnoterapia hay varias técnicas para controlar el dolor del cliente mediante hipnosis. Enseñar a la persona a usar la autohipnosis, 
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+
Desde el punto de vista de la hipnoterapia hay varias técnicas para controlar el dolor del cliente mediante hipnosis. Enseñar a la persona a usar la autohipnosis, cambiando la percepción del dolor, permite también cambiar del papel de víctima al de responsable.

Las técnicas que más se utilizan para controlar el dolor son éstas:

Desplazamiento: consiste en utilizar las sugestiones para desplazar el dolor de una parte a otra del cuerpo. Es habitual que preocupe menos tener dolor en la pierna o en el dedo meñique que en el estómago.

Desdoblamiento: consiste en sugestionar a la persona para que traslade el dolor fuera de su cuerpo a través de una experiencia agradable de desplazamiento del dolor a otro lugar, por ejemplo al agua del mar, a un precipicio, a un inodoro....

Anestesia de guante: altamente efectiva y de buen uso en las consultas de dentistas, consiste en sugestionar que la mano está dormida gracias a un líquido anestésico donde se ha sumergido y después transferir las sensaciones a cualquier parte del cuerpo que se toque con ella.

Disminución directa: esta técnica consiste en ir bajando el dolor gradualmente o sugiriendo que va a desaparecer poco a poco mediante la acción voluntaria sobre algún tipo de control, como por ejemplo un panel de mando a través del cual se va controlando la intensidad del dolor, bajando por ejemplo de uno en uno, desde diez hasta cero.

Regresión : a través de la regresión en edad se hace llegar al cliente a las sensaciones que disfrutaba en una época anterior a la que empezó a sentir el dolor, de modo que acaba convenciéndose que no tiene dolor porque está en otra época de su vida, y al darse cuenta que puede controlarlo activa sus mecanismos para hacerlo de forma voluntaria.

Forma visible: se representa al dolor como una forma u objeto visible, como por ejemplo un globo, un balón, un saco o cualquier otra cosa que mediante sugestiones se pueda ir reduciendo de volumen para así representar que ese dolor va bajando su intensidad. Se puede utilizar cualquier cosa que se pueda reducir en tamaño o volumen y que sea imaginable. 

Miguel Alarcón
Hipnotrapeuta
Tel. 619 788 150
info@centromagna.com
https://www.centromagna.com
Entradas en el Blog
 
Síguenos en las redes
 
 



Mira NUESTRA PÁGINA DE GOOGLE+ Google+
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...