El inconsciente y la hipnosis

La mente inconsciente es una de las más fabulosas incógnitas para el ser humano, pese a que está precisamente dentro del ser humano...
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+
La mente inconsciente es una de las más fabulosas incógnitas para el ser humano, pese a que está precisamente dentro del ser humano. Su funcionamiento se hace cada día más conocido y aún así no se sabe del todo como funciona ni como sacarle el mejor partido.

Se sabe que la mente humana está dividida al menos en 2 partes muy claramente diferenciadas, aunque podría haber más. Estas dos partes son la mente consciente y la mente inconsciente y ambas tienen funciones muy distintas.

En hipnosis trabajamos fundamentalmente con la mente inconsciente porque es donde se depositan las visualizaciones, sugestiones, sugerencias y sensaciones que se experimentan durante una sesión de hipnosis durante la cual se inhibe la mente consciente para trabajar con la inconsciente.

La mente consciente que se sitúa en la corteza cerebral y que solo ocupa una lámina de 1 mm alrededor del cerebro se ocupa de las funciones de atención a las cosas nuevas, de hacer proyecciones de futuro en base al pasado y de filtrar las cosas en base a las sensaciones físicas, como los cinco sentidos. 

La mente consciente es la mente censora, la calculadora, la que cuenta el tiempo, la que nos conecta con el mundo real a través de las sensaciones físicas y la que ejerce un filtro de todo lo que llega al cerebro, siempre bajo el prisma de lo racional y las magnitudes físicas o las creencias aprendidas. Por eso intentamos inhibirla durante la hipnosis, por sus limitaciones y su manipulación previa.

la distribución de la mente consciente e inconsciente


Por otro lado, la mente inconsciente es la gran mente. Es lo que somos en realidad y supone un 97 % de nuestras capacidades. Se dice que antes de que la mente consciente sea "consciente" de un hecho, la inconsciente ya lo ha evaluado y ha tomado una decisión que será la que tomaremos.

La mente inconsciente, aquella a la que accedemos con la hipnosis es la mente imaginativa, la que tiene la capacidad de crear y la que se ocupa del momento actual. En ella está nuestro recuerdo, nuestra memoria, nuestros comportamientos automáticos y todo aquello que tenga que ver con las emociones y los sentimientos.

Todo lo que vivimos en la mente inconsciente es interpretado como real ya que no existe ninguna barrera censora que lo juzgue o analice. De hecho,  de todo lo que percibimos en realidad solo lo nuevo, o sea el 1% de la información que llega, es tratado como experiencia ya que la mayoría es conocido previamente.

La mente hace una fusión entre las nuevas experiencias y las almacenadas de modo que casi toda nuestra percepción es virtual, 1% nuevo y 99% conocido. Esto es debido al sistema de ahorro de recursos que utiliza ya que si tuviera que analizar todo como nuevo requeriría un cerebro varias veces mayor.

Mientras la mente consciente se recrea en aquello sobre lo que pone la atención la mente inconsciente es capaz de recrear y ejecutar varios procedimientos a la vez de forma que el consciente no se da cuenta y solo pone la atención en algún otro proceso.

Se estima que la mente inconsciente es 200.000 veces más potente que la mente consciente y sin embargo nuestra sociedad está basada en lo racional y lo consciente sin tener en cuenta todos esos procesos inconscientes que son mucho más importantes en cuanto a su volumen y composición.

Esta es la razón por la que la hipnosis es tan potente, pues inhibe total o parcialmente la mente consciente, que sería la que impediría trabajar libremente al inconsciente mediante su censura y permite "reprogramar" el inconsciente a través de experiencias virtuales que son interpretadas como reales y que permiten superar muchas de las barreras del consciente, como son las creencias limitantes. La peor de todas ellas es "yo no puedo"

Así, se da el caso que la hipnosis está siendo muy utilizada para superar las adicciones, como la del cigarrillo, en la cual el fumador experimenta un cariño y una valoración anormal de su distorsionada experiencia de fumar, en la cual adquiere la creencia inconsciente de que fumar es bueno. Con hipnosis cambiamos esa creencia y otras muchas, siempre y cuando sea lo que el cliente quiere ya que no se puede actuar contra la voluntad.

Por tanto, a día de hoy y mientras no exista otro procedimiento, la hipnosis es el mejor sistema de aprovechar el 97% de nuestras capacidades mentales, de conseguir metas y objetivos  de superar obstáculos  de mejorar nuestra percepción y nuestra experiencia con el fin de mejorar nuestra vida en todos los aspectos.

Miguel Alarcón
Hipnoterapeuta y Coach
Tel. 93 178 21 22
info@centromagna.com
https://www.centromagna.com

Puede interesarte un documental que lo explica
El Cerebro Automático: La Magia del Inconsciente

Entradas en el Blog
 
Síguenos en las redes
 
 



Mira NUESTRA PÁGINA DE GOOGLE+ Google+
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...