"Estoy atrapado!": Las creencias limitantes - Primera parte

Blog de hipnosis Centro Magna
"YO NO PUEDO , ESO ES MUY DIFÍCIL, ES TODO MUY COMPLICADO..."
El ser humano, ese complejo ser de comportamientos a veces muy naturales y a veces no, tiene una tendencia natural a complicarse la vida y aceptar como bueno ...
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

"YO NO PUEDO , ESO ES MUY DIFÍCIL, ES TODO MUY COMPLICADO..."

 
El ser humano, ese complejo ser de comportamientos a veces muy naturales y a veces no, tiene una tendencia natural a complicarse la vida y aceptar como bueno o verdadero aquello que le comunican sin haberlo comprobado antes. Tal vez sea que esa capacidad de comunicación a veces va por encima de lo experimentado, pero el hecho de llegar de fuentes que consideramos solventes, la que nos lleva a desnaturalizar la verdad.
 
De esta forma los seres humanos, desde el nacimiento, vamos incluyendo en nuestro repertorio una serie de creencias, verdades inmutables, que sirven como filtro, patrón, regla, vara de medir, de los hechos y circunstancias de nuestra vida. Hablamos de "las creencias limitantes".
 
"Créeme" amigo/a lector/a que estamos hablando de uno de los aspectos más importantes de tu vida y su importancia radica en el hecho de que afecta a los sentimientos, a las emociones, a la salud, a las relaciones de todo tipo, a tu felicidad y en general, a todo.  Las creencias a veces son verdades todavía no demostradas pero en general son una absoluta falacia sobre la que asentamos nuestra experiencia de vida. Hablamos de las "Creencias Limitantes".
 

¿Qué es una creencia limitante?

Una creencia limitante es una verdad arraigada en nuestro sistema de pensamiento que sirve, de la forma que hemos explicado antes, como un filtro, un patrón, una medida para hacernos un juicio de las cosas y los hechos. Ese filtro, creencia o patrón, suele carecer por completo de cualquier sustentación, demostración, comprobación o corroboración. Tan solo lo creemos porque así lo hemos tomado como una verdad exacta y libre de discusión. 
 
Por así decirlo, una creencia limitante es una verdad que no obedece al conocimiento en si, sino a un análisis inexacto, un juicio precipitado, una comunicación por parte de alguien con solvencia o simplemente una imposición educativa. Recordemos que una creencia es algo que aceptamos como verdadero sin tener la prueba de veracidad. Si ésta además nos limita, obstruye nuestra vida, retiene nuestros deseos, o nos afecta negativamente, es una creencia limitante. 

Las creencias limitantes suelen tener origen en el exterior, es decir, que son exógenas y no obedecen a nuestra propia creación o creatividad, sino a estímulos externos, informaciones, comunicados, acciones que se producen fuera de nosotros. Por tanto no funciona con ellas el dicho "creer es crear", sino más bien, "creer es auto-destruirse" . 
 
 

¿De donde proceden las creencias limitantes?

Desde que nacemos vamos recibiendo inputs, comunicaciones, experiencias que proceden de nuestros padres, hermanos mayores, familiares, maestros, amigos, moral, religión, medios de comunicación, etc, que van moldeando nuestro sistema de creencias. Este sistema de creencias es la base sobre la que se asienta nuestra manera de comportar, de interpretar los hechos y de realizar una respuesta no automática. Es lo que marca lo que sentimos y cómo lo sentimos. 
 
Imaginemos que un padre le dice a su hijo, durante todos los días de su infancia, la siguiente afirmación: "Eres tonto" y además lo dice de forma despectiva y con asco, rechazo y desprecio. El resultado es de verdad un hijo tonto. En el más estricto sentido de la palabra. Esa persona va a crecer durante toda su vida con ese estigma ya que le ha creado la creencia de que realmente lo es puesto que la fuente es de elevada solvencia. Legislador, Juez y modelo a la vez. ¿Quien puede dudarlo a esas edades?
 
Con esto ya tenemos un ejemplo de creencia limitante. "No tengo inteligencia, soy tonto." Esta creencia, tan arraigada en el sistema de pensamiento de esta persona va a hacer que toda su vida se base en ello, de tal manera que va a imposibilitarse a si mismo cualquier tarea que pueda requerir inteligencia o complicación. En definitiva, esta persona queda limitada por su creencia, la cual forma una verdad absoluta corroborada con sus hechos incesantes que demuestran su escaso nivel intelectual.  
 

¿Cuales son los tipos de creencia limitantes?

Existen muchos tipos de creencias limitantes. Dependen también desde qué disciplina se miren. Puede ser desde el coaching, la Pnl o la psicología. En ésta última es como más me gusta entenderlos ya que están más estudiados y reciben otro nombre que puede ser el "pensamiento distorsionado" o las "distorsiones cognitivas". En cualquier caso es lo mismo. 
 
Así hay hasta 15 tipos de creencias limitantes como son: (fuente: Nicolás Moreno, psicólogo y otros). 
 
1- Las exigencias y el perfeccionismo: Tienen que ver con el tengo que, tendría que, debo, debería, y todo ese tipo de cosas que nos llevarían a la perfección como persona y que nos exigen tanto en todo momento. Ejemplos: "tengo que ser amigo de todos", "debería sacar excelente en todo". Son la consecuencia de llevare los valores al extremo.
 
2- Catastrofismo: Acostumbra a darse en personas que viven con el "Y si...?" y que suelen verlo todo negro. Siempre ven el peligro llevado al extremo y se suele dar en hipocondríacos, por ejemplo. "A ver si este dolor de cabeza va a ser algo malo..."
 
3- La negación de todo: Es el caso contrario al anterior. Todo les da igual. Son pasotas. Todo carece de importancia. "me la suda". Suele tener como origen el miedo a afrontar los problemas y enfrentarse a la realidad. Si no se le da valor no hay nada que solucionar. 
 
4- La generalización excesiva: Se suele expresar con palabras de tipo: todo, todos, siempre, nunca, nadie, jamas... Y es debido a creer que un solo hecho genera una norma que se cumple siempre. Lo típico es sufrir un rechazo amoroso y decir "nadie me quiere". Procede del victimismo y solo requiere una sencilla contabilidad para darse cuenta de la falsedad de la misma. Una vez no es siempre ni todos. 
 
5- Etiquetas globales: Por solo un rasgo o característica, se juzga una persona, sin tener en cuenta todas las características o detalles de esa persona. Si te niegan un préstamo: "es un rata".
 
6- Pensamiento polarizado o dicotómico: O blanco o negro. No hay matices. Esa persona no ve que hay diferentes graduaciones para todo y si te quiero te puedo querer mucho o un poco, pero no tiene que ser si no eres mi amigo eres mi enemigo. Este extremismo también tiene un fundamento en el miedo a los términos medios, por no ser reales o verdaderos. Todo falso. Hasta el negro más negro tiene matices y el blanco más blanco, siempre encuentra un detergente que lo deja un tono más blanco.
 
7- Negatividad o negativismo: Estas personas magnifican lo negativo e ignoran lo positivo, lo cual no se tiene en cuenta para nada. Solo ven lo malo. "mi padre me va a matar", "este año no apruebo ni una", "me van echar de la empresa". De nuevo el miedo se lleva al extremo. Evalúa la situación real y haz balance de lo bueno y lo malo. 
 
8- Razonamiento emocional: Según como me siento así es la situación. Si estoy triste, son un fracasado, un feo, un inúti...Si estoy enfadado el otro es malo. 
 
9- Pensamiento sesgado o sesgo confirmatorio: Se escogen aquellos hechos o circunstancias que confirman nuestra teoría. Si me tropiezo con él es que me espía o me sigue...si se equivoca...es que lo hace todo mal o lo hace a propósito. 


Fin de la parte 1

Ver la segunda parte. 

Miguel Alarcón

Hipnoterapeuta y Coach
Especialista en ayudarte a salir de las adicciones con hipnosis
Especialista en ayudarte a encontrar tu alegría y tu bienestar.
Centro Magna
Tél. 619 788 150
info@centromagna.com
https://www.centromagna.com
 
 
 
Entradas en el Blog
 
Síguenos en las redes
 
 



Mira NUESTRA PÁGINA DE GOOGLE+ Google+
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...