Los 10 Trucos más exitosos para adelgazar sin dieta

Blog de hipnosis Centro Magna
No te pierdas los 10 mejores trucos para adelgazar sin dieta. Son trucos fáciles, sencillos de realizar y muy efectivos. Siempre sin realizar dieta ni sacrificios. 
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

Los 10 Trucos más exitosos para adelgazar sin dieta.

 
A nadie se le escapa que el sobrepeso y la obesidad son algunos de los problemas más acuciantes para la población, más incluso a veces, que la pobreza, el paro o la propia salud.

Y es que existe un rechazo frontal por parte de la sociedad a la imagen de la persona entrada en carnes. Parece que lo gordo sea feo, y aunque no es verdad, porque hay personas con sobrepeso realmente bellas, la sociedad nos marca la norma de rechazarlo incluso en nosotros mismos.

Por eso es importante que la gente conozca maneras de reducir su peso con facilidad sin tener que recurrir a dietas o a ejercicios extenuantes. Para eso hemos buscado estos sencillos trucos que te van a ayudar a descargar algunos kilitos.

Y aunque queremos que adelgaces, debes recordar que la norma básica y fundamental para adelgazar no es la de rechazarse a uno mismo, sino aceptarse tal y como se esté en el momento actual. Si tu cuerpo está más gordito es porque ha elegido estar así.
 
Para que estos trucos sean efectivos tienen que pasar a ser un hábito en ti, es decir, que debes realizarlos a diario y sin falta durante al menos 25 días para que permanezcan como una conducta automática.  Si te saltas algún día, has de empezar de nuevo.

Los 10 trucos más exitosos para adelgazar sin dieta

1-
Respira antes de cada comida.
Practica la respiración consciente: Antes de cada comida realiza al menos 8 – 12 respiraciones lentas y profundas. Cada vez que haces esto estás reduciendo la ansiedad por comer que tienes en ese momento y vas a reducir seguro la cantidad de comida. Las respiraciones se deben hacer en posición de verticalidad, es decir, de pie o sentado, mirando al frente y empezando por sacar todo el aire de los pulmones. Luego empezar por tomar aire hasta casi el completo de la capacidad pulmonar muy lentamente y dejarlo salir después también muy lentamente. Continuar hasta realizar el número de respiraciones completas, entre 8 y 12 seguidas. Ello supone entre 2 y 3 minutos y equivale a una meditación.

2-
Bebe 2 vasos de agua 10 minutos antes de cada comida
. Esto contribuye a quitar la sed, que pudiera provocar ansiedad por ella misma haciendo que comamos más. Al quitar la sed, reducimos ansiedad, y preparamos el sistema para tener el agua suficiente para realizar una mejor digestión.

2-
Bendice la comida:
Sí, lo que has leído. Bendice la comida. No tienes que hacerlo desde un punto de vista religioso. Se trata de darle a la comida el valor que tiene, que es el de convertirse en vida, dentro de nuestro cuerpo. Comemos para reponer los nutrientes y convertirlos en los ladrillos que forman las células, las cuales se organizan en tejidos, órganos, aparatos, sistemas y cuerpo. Una fórmula sencilla para bendecir la comida puede ser: “Doy gracias a la tierra y al universo por proveerme de estos maravillosos alimentos que nutren mi cuerpo y mi vida”

4-
Cambia el orden de la comida.
Si vas a tomar fruta empieza por ella. Come la fruta que tuvieras pensado comer. Después la proteína, sea carne, pescado o cualquier tipo de proteína que fueras a ingerir, aunque lleve grasas naturales. Después pasa a las verduras, las hortalizas, las legumbres y por último los hidratos de carbono y después lo dulce. Déjalos para el final siempre por si te has saciado antes y no te los comes. Si no vas a comer fruta, empieza entonces por el siguiente según el orden que te he marcado, es decir la proteína. Muchas veces es bueno sustituir una comida por solo fruta. Las mejores el desayuno y la cena.

5-
Come despacio y lentamente.
Come de forma consciente y sin distracciones. No hace falta que hagas maniobras de soltar el cubierto, ni nada parecido. Se trata de comer despacio y saboreando el alimento intentando apreciar los matices, los sabores, los aromas y sobretodo disfrutar. Para ello es muy importante evitar televisión, radio, ordenador, móvil, Tablet, etc. Se puede comer con música relajante o clásica a bajo volumen. Pero sobretodo atención plena a la comida.

6-
Evita
tanto como puedas todo alimento que tenga un sabor muy potente, es decir, que sea muy dulce o muy salado. Los primeros llevan azúcar, el enemigo público número uno, y el segundo lleva Glutamato monosódico, que potencia el sabor salado. Los alimentos procesados suelen ser perjudiciales y engordan, más que cualquier alimento natural, aunque sean cero, bajo, light, etc., y cuanto más potente es su sabor, más tóxicos y más engordan. Evítalos.

7-
Realiza 3 comidas potentes al día
. Sólo 3. Actualmente la tendencia de los expertos en nutrición es la de sugerir 7 comidas al día, de menor cantidad, con el fin de evitar en lo posible la ansiedad y educir el tamaño del estómago. Evidentemente al principio, esta conducta evitativa puede tener resultado, pero es pan para hoy y hambre para mañana. Lo mejor es hacer 3 comidas completas y saciantes. Si puede ser 2 y una ligera por la noche, todavía mejor. Debemos sentir saciedad en las comidas y dar tiempo al sistema digestivo para que descanse. Sentir saciedad de verdad quita el hambre, sobretodo si son alimentos con fundamento, y no hidratos de calorías vacías.

8-
Practica la relajación a diario
: Puede ser relajación, meditación, yoga, hipnosis, pilates…lo que quieras, pero que cada día suponga sentir la relajación en tu cuerpo. La tensión provoca ansiedad, y con ello necesidad de comer para engordar. La relajación produce lo contrario, calma y bienestar, dejando de sentir esta necesidad imperiosa de comer. Acostumbrarse a ello es la mejor manera de afrontar la vida.

9-
Haz deporte suave. Ahora estarás diciendo que “Claro, el deporte adelgaza porque consumes calorías, pero yo no puedo porque mi cuerpo…y bla, bla, bla”…pero no. No es para consumir calorías. No te doy consejos que todo el mundo sabe o supone saber. El deporte no adelgaza más allá de un 5% de tu peso. Así es, el deporte no adelgaza apenas salvo que realices el entrenamiento de un profesional, el cual te mantendrá en un estado de bajo nivel de grasas el en cuerpo, lo suficiente como para considerarte delgado, pero eso son casos de delgadez artificial, ya que en el momento que se reduce la cantidad de deporte se engorda de manera paulatina y sin remedio. Al volver a hacer deporte si no se llega al nivel inicial, casi nunca se recupera el peso anterior. Pero la razón por la que te digo de hacer deporte de forma moderada es porque produce muchísimas reacciones beneficiosas para ti, como por ejemplo aumentar la agilidad, la autoestima, mejorar el estado de ánimo, la aceptación personal, y predispone el cuerpo a un estado de bienestar y salud beneficioso, que produce una actititud más positiva y optimista ante la vida. Una actitud optimista ante la vida constituye un sistema de creencias arraigado que ayuda a conseguir mejor los objetivos, a perseverar a tener confianza y seguridad y sobretodo a sentirse exitoso en la vida. Hacer deporte moderado es genial. Basta con realizar caminatas rápidas de media hora cada día. O lo que te guste.

10-
Lo decíamos al principio. Acépate tal y como eres. Mírate al espejo y dite cosas bonitas, échate piropos, valórate y sobretodo acéptate. Para ello lo mejor es ponerse delante del espejo y mirarse a los ojos repitiendo la fórmula que se dice por ejemplo en el EFT: “Me acepto, me respeto y me quiero, tal como soy” pero decirlo muchas veces. Repítelo hasta la saciedad, si hace falta 50 veces cada día. Tu peor enemigo es tener miedo al sobrepeso. Es un pez que se muerde la cola. Si te sientes mal por engordad engordas más y esto te hace sentir peor, lo que hace que te engordes más… y hasta el infinito. Aceptate porque eres un ser maravilloso que ha engordado por las circunstancias de la vida pero no por comer. No se engorda por comer, sino que se come para engordar porque el cuerpo te lo pide para ello.

Ahora puedes poner en práctica todos estos. Cuando ya tengas todos ellos integrados y en funcionamiento te traeré algunos más. Porque hay más, aunque no tan buenos como estos. O sí. Todo depende de quien los use y cómo los use.
 
Espero haberte ayudado mucho y que me des buenas noticias al respecto. Comenta en Facebook, twitter, etc.  y comparte si te ha gustado.

Y si quieres ayuda adicional no dudes en mirar nuestro servicio especializado para adelgazar. 

El Método Magna para adelgazar con hipnosis 
 
Miguel Alarcón
Coach e hipnoterapeuta.
Especialista en ayudarte a tener una vida mejor.
info@centromagna.com
Tel. 93 015 34 33

Entradas en el Blog
 
Síguenos en las redes
 
 



Mira NUESTRA PÁGINA DE GOOGLE+ Google+
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...