Cómo superar las preocupaciones

Blog de hipnosis Centro Magna
​Hay un proverbio chino que dice:
"Cuando las cosas no tienen solución, ¿Para qué preocuparse, si no tienen solución?"
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+
¿Qué es la preocupación?

La preocupación es aquella actividad mental consciente durante la cual estamos poniendo la atención en hechos futuros especialmente, aunque también pueden ser presentes y pasados, a los cuales damos mucha importancia, y que nos producen algún tipo de malestar, estrés, angustia o tristeza, aparejado a a veces a molestias físicas (pesares, presiones en el pecho, congoja, etc.).


¿Qué hay tras una preocupación?

La causa habitual de nuestras preocupaciones está en el miedo, que puede ser de muy diversa índole. Puede existir el miedo al fracaso, miedo al dolor, miedo a la muerte, miedo a la enfermedad, miedo al ridículo, pero el más frecuente de los miedos cuando hablamos de las preocupaciones es el miedo a la irresponsabilidad.

Este curioso miedo parte del hecho de que lo que más nos preocupa es convertirnos en irresponsables, en culpables de no haber hecho lo que se tenía que hacer y parte de las premisas de que nos afecta el juicio de los demás, la culpa por no cumplir con el deber o con las normas, o simplemente la culpa de provocar una situación catastrófica (anticipada ya que todavía no se ha producido).

Normalmente las preocupaciones provienen de las creencias populares, de los bulos, de los rumores, de las sugerencias y lo miedos sugeridos por aquellos que tienen poder para sugerir precaución, por los medios, por los agoreros, por los bienintencionados, etc. Esos miedos suelen venir de fuera y hay que valorarlos en su justa medida.


¿Es siempre mala la preocupación?

En principio, preocuparse por un hecho puntual y resolverlo, dejando por ello de sufrirlo, es algo bueno y positivo, ya que la situación de afectación por los hechos nos da la motivación suficiente para superar la amenaza y vencerla.

El problema reside en mantener permanentemente una situación de preocupación, dando vueltas a las cosas y sin poner solución. Esto es muy negativo.

Los efectos de sentirse en todo momento bajo la amenaza de que algo muy malo va a pasar, o de ser culpable, o de sentirse irresponsable por no hacer lo suficiente o nada, acrecientan nuestros problemas a nivel emocional y física, provocando con ello una situación de enfermedad.

La preocupación, es el mal endémico de una sociedad que vive de cara a la galería y no de cara a uno mismo. Cuando hacemos lo que debemos hacer desde nuestros valores, teniendo en cuenta nuestras capacidades, sin exigir más de lo que se puede dar, y cuando somos coherentes con nosotros mismos, no hay preocupaciones.


¿Como puedo quitarme de encima todo esto?

La palabra preocupación significa (pre=antes de) - (ocupación=actividad, hecho) es decir, que nos ocupamos de algo (mentalmente) antes de que ocurra.

Imagínate que vives junto a un río cuyo caudal acostumbra a estar siempre por debajo de la capacidad de su cuenca. Imagina que tú siempre tienes la preocupación de que ese río se pueda desbordar algún día y vives con ese sin vivir permanentemente. Eso es estar preocupado.


Dejar de vivir preocupado consistiría en:

- Irse de al lado del río (huir y luego buscar otro peligro). Lo más habitual para no salir nunca de ello.

- Proteger tu casa contra inundaciones (prepararse para un sufrimiento más escaso). Es como amortiguar la preocupación.

- Elevar los márgenes del río para reducir la posibilidad de inundaciones (afrontar decisiones y hacer lo que debes). Sentirse satisfecho pero todavía algo preocupado.

- No hacer nada si nunca se han producido inundaciones y no se conoce amenaza de ello. (Confiar en que las cosas están bien hechas, si se hicieron bien)

Porque lo mejor no es hacer grandes diques ni grandes murallas que nos protejan del enemigo, lo mejor es no tener enemigo. Es decir, confiar.


¿Puedo tener confianza así, sin más?

La verdad es que es muy dificil si no lo traes de serie (desde la infancia) o si no te has ido creando con el tiempo y con tu crecimiento personal una actitud positiva de seguridad y confianza en la vida. Pretender de la noche a la mañana ser una persona segura de si misma y confiada es algo bastante poco probable.

Pero sí que puedes ir creciendo con el tiempo y volverte poco a poco una persona con esas cualidades que se requieren para vivir sin preocupaciones. Y una de las maneras es analizando cada situación en su justa medida, es decir, haciendo una valoración lo más real posible del peligro y las consecuencias, antes de ponerse a temblar.

Cada vez que te vas dando cuenta que al desmembrar al enemigo resulta no ser tan fiero como lo pintan, entonces vas ganando poco a poco mucho en confianza, en seguridad y vas tomando conciencia de que tus capacidades están mucho más arriba de lo que pensabas y que eres una persona mejor preparada de lo que parecía.


Todo esto a nivel consciente está bien, pero...¿Que pasa cuando me supera?

Si la situación te hace sentir que las circunstancias te superan es porque viene del inconsciente. Entonces hay que utilizar un proceso de autohipnosis o autosugestión.

Todas estas sensaciones vienen del inconsciente y traen un recuerdo aparejado, como un anclaje o un condicionamiento que nos hace activar las emociones del miedo y la tristeza o la rabia.


Procedimiento de autohipnosis

1- Piensa en qué es lo que te preocupa
Ejemplo: No llego a fin de mes
2- Piensa en lo contrario de lo que te preocupa
Ejemplo: Soy capaz de conseguir todo el dinero que necesito
3- Busca un lugar tranquilo y silencioso. Siéntate y cierra los ojos con la espalda recta y vertical.
4- Realiza respiraciones profundas y lentas (al menos 10 y cuantas más mejor)
5- Repite la frase a modo de mantra, tantas veces como quieras:"Soy capaz de conseguir todo el dinero que necesito, Soy capaz de conseguir todo el dinero que necesito, Soy capaz de conseguir todo el dinero que necesito..."
6- Imagínate que estás realizando pagos y te sientes muy feliz y a la vez notas que todavía te sobra dinero.
7- Ve simultaneando ambas cosas, la frase y la visión de tener para pagar.
8- Realiza este procedimiento y ponle variantes hasta que dejes de sentir la sensación de que no llegas a fin de mes.
9- Cuando te venga bien, abres los ojos.

Tu preocupación se va a reducir tanto que no te lo vas a creer y lo más probable es que tu economía mejore. Cuantas más veces la realices, mejor.

Deja tus comentarios al final. Muchas gracias y si te ha gustado, comparte, gracias.


Miguel Alarcón

Hipnoterapeuta y Coach
Especialista en ayudarte a salir de las adicciones con hipnosis
Especialista en ayudarte a encontrar tu alegría y tu bienestar.
Centro Magna
Tél. 619 788 150
info@centromagna.com
Entradas en el Blog
 
Síguenos en las redes
 
 



Mira NUESTRA PÁGINA DE GOOGLE+ Google+
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...